domingo, 22 de noviembre de 2015

5 Tendencias que conforman el futuro del trabajo




"El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad." Victor Hugo (1802-1885) Novelista francés


Comencé ya hace tiempo a "preocuparme" por el futuro en general, en su día compré "Learning from the future" de Liam Fahey y Robert M. Randall, luego encontré el estudio de PWC "Trabajar en el 2033" y últimamente me he topado con Knowmads, de Raquel Roca, libro con infinidad de referencias y que considero puerta a contenidos referentes al futuro del trabajo, en Twitter en los hashtags #futureofwork o #fow.

Buscando orden en los conceptos a desarrollar llegué a Jacob Morgan autor del libro The Future of Work, me ha proporcionado un indice para comenzar a investigar, 5 tendencias que conforman el futuro del trabajo.

1. Nuevos comportamientos.  Modelados por las redes sociales e internet nuestra vida es más pública, obtenemos respuestas inmediatas a nuestras interacciones y aumentan nuestras opciones de colaboración y compartir ideas.

2. Tecnologías. La tecnología está cambiando el mundo y lo cambiará aún más: la nube, plataformas de colaboración, el "big data", los robots y la automatización, el internet de las cosas.

3. Los millennials y los cambios demográficos. Los nacidos entre 1980 y 2000, también llamados generación Y o generación del milenio, constituirán el 50% de la fuerza laboral en 2020 y el 75% en 2025 con nuevas actitudes, expectativas y formas de trabajar. Así mismo nos retiraremos más tarde y muchos nos convertiremos en "freelance" tras el retiro.

4. Movilidad. Conectado a internet podemos trabajar en cualquier momento, en cualquier sitio y en cualquier equipo. Se acabaron las ataduras a la mesa de la oficina.

5. Globalización. Un mundo sin fronteras.

¿Piensas que estas tendencias están para quedarse? ¿A qué velocidad llegarán a la sociedad "real"? ¿Qué medidas implanta tu empresa para acercarse al futuro? Se me ocurren infinidad de preguntas y buscaré más respuestas. No te vayas sin comentar y si te gusta lo que lees suscríbete al El Inconformista.



lunes, 16 de noviembre de 2015

Rasgos de personalidad de las personas felices

Hoy en El Inconformista intentaremos responder a la pregunta: ¿Cómo son las personas felices? La respuesta la he sacado de Who is happy? artículo de David G Myers y Ed Diener de 1995, por que si, aquí citamos las fuentes. 

Primero comenzaremos por analizar la implicación de diferentes factores que podemos creer que están más o menos implicados en la felicidad :

1. Edad. Mucha gente cree que hay etapas muy tristes en la vida: las inseguridades de la adolescencia, la crisis de los cuarenta o la vejez. Sin embargo entrevistas realizadas a personas de diferentes edades concluyen que ninguna edad es más  o menos feliz que otra.

2. Sexo. Hay sorprendentes diferencias en el grado de miseria entre sexos: las mujeres tienen el doble de probabilidades de caer en una depresión o crisis de ansiedad y los hombres tienen cinco veces más de probabilidades de caer en el alcoholismo. En general las mujeres reportan un poquito más de felicidad y el género es un 1% responsable del grado de felicidad.

3. Raza. La raza no es un factor implicado en el grado de felicidad. Ante la discriminación de etnias se culpabiliza a factores externos al grupo y se mantienen la autoestima mediante comparaciones dentro del grupo. 

4. País. Sorprende que el país de nacimiento tenga una influencia grande en el grado de felicidad. Desde Portugal con un 10% de personas que se declaran felices hasta el caso de Holanda con un 40%.

5. Situación económica. Tener dinero esta en el top del ranking de 19 posibles objetivos en la vida por encima de "tener hijos" o "ayudar a personas en dificultad". Muchos adultos comparten este materialismo afirmando que un incremento en los ingresos incrementa la felicidad. Alimentarse, tener un techo y seguridad es básico para el bienestar. A partir de ahí no se es más feliz al aumentar los ingresos. Aunque la correlación entre felicidad e ingresos es positiva es más modesta de lo que podríamos pensar.

Entonces ¿quién es más feliz? El resultado de un estudio realizado sobre 5000 adultos determina que las personas que se declaraban felices en 1973 seguían siendo felices 10 años después a pesar de cambios en su estado civil, su trabajo o su lugar de residencia. ¿Quiénes son estas personas crónicamente felices?

Estudio tras estudio, cuatro rasgos internos marcan a las personas felices: la autoestima, el sentido de control sobre la vida, el optimismo y la extraversión.

Primero, las personas felices "se gustan", tienen una más alta autoestima. Las personas felices se ven así mismas más éticas, más inteligentes, con menos prejuicios, más sociables y más sanas que la media.

Segundo, las personas felices sienten autoconfianza. Típicamente se les dan mejor los estudios, afrontan mejor situaciones de stress y viven más felices. 

Tercero, las personas felices son optimistas. Las personas optimistas tienen más éxito, son más saludables y felices que los pesimistas. 

Cuarto, las personas felices son extrovertidas. Las personas extrovertidas son felices tanto en soledad como en contacto con otras personas. 

En general, podemos concluir que la felicidad depende más de nuestro interior que de cosas externas a nosotros. Desarrollar la autoestima y la seguridad para mejorar la relación con nosotros mismos, el optimismo para una mejor interpretación de los eventos cotidianos y relacionarnos más y mejor nos llevará a ser en general más felices. 

¿Te consideras una persona feliz? Comparte tus trucos para ser feliz y no te vayas sin comentar. Yo por mi parte prometo seguir estudiando más sobre la felicidad y compartir mis conclusiones con vosotros. Si te gusta lo que lees suscríbete a  El Inconformista

lunes, 9 de noviembre de 2015

Del caos al orden con GTD

Fue en Nueva York en el 2008 yo era uno de esos españoles que "comprábamos" Manhattan cuando las vacas gordas. Allí, paseando por La Quinta Avenida, y no es un sueño de blogger aunque lo parece, dí con el libro Getting the Things Done de David Allen. Después de leerlo decidí crear el ya antiguo el inconformista cuyo dominio está en manos de unos chinos, aunque esa es otra historia. 


Llevo unos años usando el método o lo que aprendí de él, pues no estaría de más actualizar mis conocimientos.  Para los que aún no lo sepan el método GTD, acrónimo de Getting Things Done, es un método de organización que se basa en vaciar la mente de las tareas pendientes anotándolas y concentrarse en la tarea en curso. 

¿Qué me ha aportado GTD?

1. No olvidar nada.
2. Aumentar la concentración en la tarea actual.
3. Sensación de control sobre los proyectos tanto personales como profesionales.
4. Conseguir hacer más cosas hasta el punto de tener que ser discreto con lo que comento. 
5. La sensación de dilatar el tiempo. 
6. Dividir proyectos y conseguir que avancen.
7. Menor desgaste mental. Usar el potencial de la mente no para recordar sino para hacer.
8. Delegar tareas y seguirlas. 

¿En qué consiste el método?

1. Anota lo que llame tu atención. Usa un cuaderno, evernote o una grabadora para anotar lo que llama tu atención. Tanto cosas personales como profesionales. Todas tus tareas y proyectos. 

2. Procesa. Revisa todo lo que has anotado y pregúntate: ¿Puedo hacer algo? Si respondes que no a esta pregunta puedes tirarlo a la basura, dejarlo para más tarde o archivarlo como referencia. Si la respuesta es si, decide cual es la siguiente acción. Si te lleva menos de 2 minutos hazlo ahora. Si no, delega si puedes o ponlo en una lista para hacerlo cuando puedas.  

3. Organiza. Organiza las tareas en sus contextos adecuados. Crea listas para las categorías apropiadas: llamadas para hacer, cosas para hacer de camino de un sitio a otro, emails para enviar etc...

4. Revisa periódicamente. Mira tus listas tan a menudo como sea necesario para determinar que hacer a continuación. Haz una revisión semanal para limpiar, actualizar tus listas, y limpiar tu mente. 

5. Simplemente haz. Confía en tu sistema para elegir las acciones más apropiadas en cada momento. 


Recursos GTD:


Algunos blogs especializados:


Puedes encontrar más blogs de productividad aunque no exclusivos de GTD en: 57 blogs sobre la productividad personal 

Web oficial: GettingThingsDone.com

Organizarse es básico para lograr nuestros objetivos personales y profesionales. Confía en el método GTD. Espero que este post te ayude y que el "caos" sea cosa del pasado. No te vayas sin comentar y dejar tu aportación. Si te gusta lo que lees suscríbete a El Inconformista.

Foto: Cámara antigua del 2008 :) por eso los pixels

domingo, 1 de noviembre de 2015

Como convertir el ejercicio en un hábito


Hace ya cuatro años que empecé a correr y desde entonces no lo he dejado. De 15 minutos corriendo-andando a varias carreras de 10 kilómetros entre ellas tres San Silvestres, por no decir triatlones y duatlones.  Sigo siendo lento pero el deporte me proporciona experiencias increíbles. Lo más importante empezar, lo segundo más importante, ser constante.  

Mis trucos para convertir el ejercicio en un hábito:

1. Buscar un momento para hacer deporte. Este momento debe ser tuyo y tiene que ser un momento que sea difícil que te roben. Yo elegí poner las calles del barrio, es decir, madrugar un poco más. Otra opción puede ser el mediodía si tu trabajo lo permite, ahórrate el menú del día y cálzate las zapatillas.

2. Evita obstáculos. ¿Cuanto tiempo te lleva ir al gimnasio? Salir de casa, conducir, entrar en el gimnasio, ponerse la ropa de deporte, encontrar una cinta para correr... ¿No es más fácil ponerse las zapatillas y a correr? El mejor gimnasio el salón de tu casa: fondos, sentadillas, planchas, estiramientos...

3. Salir si o si durante un tiempo. Unos dicen 20 días, otros un mes. En general, lo suficiente para que sea un hábito, es decir, algo que si lo dejas te lo pida el cuerpo.

4. Ponerlo en la agenda. Este momento tiene que ser un evento más de tu agenda: correr, andar, nadar, bici junto con el tiempo que vas a dedicar. 

5. Comienza con poco. No te pongas grandes comienzos. Si quieres correr comienza andando si quieres nadar apúntate a clases, varia el estilo, sin grandes distancias...

6. Piensa en grande. Ponte un objetivo a 3 meses vista, a 6 meses vista, a un año. Si comienzas a correr un objetivo de 3 meses puede ser: correr seguido 5 kms y uno a un año: acabar la San Silvestre. Ponerse un objetivo y lograrlo nos hace crecer como deportistas y como personas. 

7. Busca algo que te divierta. De nada sirve meterse en algo que no nos gusta pero... paciencia, al principio puede que te cueste mucho y en poco tiempo te sientas mejor.

8. Disfruta el momento. El momento no tiene que ser tedioso tiene que ser algo agradable. Céntrate en el momento, en la respiración, baja el ritmo si vas muy sofocado, sin prisa, varia los recorridos...

9. Nadie dijo que fuera fácil. Como todo en la vida salir de nuestra zona de confort y hacer algo distinto nos va a parecer un mundo al principio. Con paciencia puedes conseguir todo lo que te propongas pero exactamente eso: paciencia con uno mismo.


Espero que te haya gustado y si necesitas ayuda con el comienzo no dudes en preguntar. Después de este tiempo hacer deporte es un hábito y por que no decirlo, una droga. No te vayas sin comentar y si te gusta lo que lees suscríbete a El Inconformista.

lunes, 26 de octubre de 2015

Concéntrate para ser feliz


Where is my Mind? Se preguntaban The Pixies en aquel excelente album Surfer Rosa, esta canción también concluía la no menos maravillosa película El Club de la Lucha. Si, porque divagar, no estar donde estamos es algo inherente a la especie humana. Aunque vivimos en el presente nuestra mente se va bien al pasado, a los recuerdos, bien al futuro, imagino lo que pasará.  Pensamientos negativos y positivos inundan nuestra mente. El pasado nos deprime y el futuro nos da ansiedad. 

Estudios recientes demuestran que divagar nos da infelicidad. Aunque nuestros pensamientos sean positivos, estar en el presente es siempre más satisfactorio para nuestra existencia. Según el estudio del  Dr. Killingsworth el 47% del tiempo pensamos en cosas distintas a la que estamos haciendo. Estos pensamientos muy a menudo son negativos, lo que nos hace profundamente infelices.

No obstante, este apocalíptico escenario tiene solución y la solución no consiste en bajar a un sótano a darse de puñetazos con unos rivales inventados por uno mismo. La solución es estar completamente presente, consciente del lugar en el que estamos y de lo que estamos haciendo. La cualidad de estar en el momento presente, también denominada "mindfullness" se entrena. Se entrena mediante meditación, meditación que insertamos en nuestro día a día o que introducimos en otras actividades como el deporte. Mediante esta práctica entrenamos al cerebro a volver al momento presente y dejar de divagar.

Una práctica muy sencilla es respirar de forma consciente. Centra tu atención en la respiración, en el acto de coger aire y soltarlo.  Puedes respirar con los ojos cerrados o abiertos, pero cerrándolos será más fácil la concentración. Según lo hagas puede que tu mente se evada a pensar en otras cosas, cuando te des cuenta vuelve a centrarte en la respiración.

Un invento interesante es la aplicación pause que estoy usando con éxito últimamente. Es una aplicación para liberarte de stress en el momento. Consiste en mover el dedo por la pantalla mientras escuchas música relajante. Sirve para centrarse de nuevo en el momento presente ¡a mi me funciona!

La felicidad no es algo externo a nosotros, está en nosotros mismos. Céntrate en el presente para disfrutar de él y ser más feliz. Medita, respira, vive el ahora. No te olvides de irte sin comentar y si te gusta lo que lees suscríbete a El Inconformista.